jueves, 2 de marzo de 2017

Había que pensar la niebla

Resultado de imagen para niebla



Sentir la niebla como un felino
que se mueve sigiloso en la ezquina de la casa,
gato montéz al asecho,
la tristeza de hace tiempo
aparece de estar escondida en los simientes,
para elevarse de pronto, ingrávida
hasta la pequeña esperanza, la sola esperanza
de decirte lo que esperabas,
y morir.

Gélida niebla
Su espina de humo, extasiada
se curva en el aliento de los transeúntes,
invierte la ciudad en un fantasma,
y a ti....
en una lágrima callada.



Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.

7 comentarios:

Ester dijo...

Me gusta su velo, cubre la fealdad y cobija los sueños. Cuando descorremos el velo todo vuelve a la normalidad y ahí es donde toca pensar. Un abrazuco

Juan L. Trujillo dijo...

Leo tu poema y me despisto con esa "ezquina", ese "gato montez" y ese "asecho".
Besos.

Rafael dijo...

La niebla siempre es fuente de inspiración.
Un abrazo.

jfbmurcia dijo...

La nostalgia siempre nos deja escondida su simiente y está brota dentro de nosotros en cualquier momento. Saludos.

Gizela dijo...

Niebla y tristeza, la perfecta trampa para arrinconar la esperanza
Muy bello Beatriz

Besossss y lindo finde

**kadannek** dijo...

La niebla siempre me ha parecido fascinante, en sí misma se encierra el misterio, la bohemia y la nostalgia. Parece que se cobijasen secretos bajo su manto. Es poética, solitaria y a la vez indiferente. Es algo que me hechiza como la lluvia.

A veces pareciera que hablase en sus formas volátiles e intocables, en su estructura que no podemos contener. ¿Esperanza en ella? tal vez, pero una distinta, una que hay que develar.

Hermoso escrito.

Buscador dijo...

Corazón
que se alimenta y se perfuma
de sentimientos callados.
Niebla opaca
sin claridad alguna
que se derrama en palabras
y de la palabra,
tu poema.

Un beso amiga

Entrada destacada

Ese instante no duele

duele el tiempo en el reloj; un cuerpo violentado, o pensar cuando es imposible pensar: querer sacarte el corazón ...