viernes, 17 de febrero de 2017

Mujeres en el pasillo



Algo indeseable debe haber ocurrido. Mrs. Keener, una de las maestras de kínder  corre  por el pasillo con cara de pánico, la acompaña  su asistente, Ms Lawson.  No sé de donde  vienen pero van en dirección al salón.

 Pasan junto a mi tan a prisa que al encontrarlas no tengo tiempo de preguntar qué pasa,  ni  puedo estar segura de que me vieron siquiera.

Me quedo perpleja, la mandíbula al pecho, mirando cómo se alejan por el pasillo,   más adelante se encuentran a Ms. West, otra asistente de maestros, tampoco se detienen y pronto también aquel encuentro es  pasado, sin embargo a ella le instruye Ms. Lawson de paso sobre qué hacer con los alumnos de Mrs.Keener. –Que alguien vigile a sus niños, tengo que llevarla a su casa- grita  –Estan en el laboratorio de computación- ¿Qué paso?- inquiere Ms.West –Tengo que llevarla a su casa- repite Ms. Lawson sin detenerse. Siguen corriendo, ella sosteniendo a Mrs. Keener por el brazo derecho, y Mrs. Keener con la mirada fija en un lugar distante,  frente a algo inevitable. Ya se han perdido en la esquina.


Espero a Ms.West para ofrecer mi ayuda y de paso ver si es posible enterarse de algo, pero ella también actúa como si yo no estuviese allí. Qué raro. ¿Habré muerto sin darme cuenta? pienso inmóvil, mientras las mujeres desaparecen del pasillo como un aroma de otro tiempo.

Beatriz Osornio Morales.

8 comentarios:

jfbmurcia dijo...

La vida y la muerte se funden igual que sucede con lo real y lo irreal. A veces cuesta encontrar la línea que las separa. Un abrazo.

**kadannek** dijo...

Ja! a veces hay personas y situaciones que nos hacen sentir invisibles. Aunque es un buen ejercicio preguntarse de vez en cuándo qué tan vivos o qué tan muertos estamos.

José A. García dijo...

Quizá sea algo peor que la muerte, la incapacidad de ayudar o ser útil para los demás...

Saludos,

J.

BEATRIZ dijo...

Creo que José Antonio le ha dado al clavo hoy. Al menos desde mi perspectiva.

Saludos.

Gizela dijo...

Sea la muerte física, sea la incapacidad de ayudar , a mí se me puso la piel de gallina!!!! Muy buen relato !!!

Buena semana y besosssssssssssssss

taty dijo...

Una pincelada rápida y certera la de hoy :)

Besos!

Enca Gálvez dijo...

Cuanta verdad y tristeza hay en este relato,cuando vemos tanto dolor a nuestro alrededor y cuanta impotencia al sentir a veces que no podemos hacer nada...
Un abrazo y buen fin de semana!!

Conchi dijo...

Me he quedado intrigada con tu microrelato Beatriz.....

Besos.

Entrada destacada

Retrato de Agua

El agua no tiene orillas, no como el mar, el rìo, el lago el arroyo, la banqueta o los edificios; ellos tienen orillas. ...