sábado, 4 de febrero de 2017

METONIMIA Y SINECDOQUE




La mano pequeña 
sostiene una pluma,
el contenido de la mano
insiste en ablandar un mármol,
con ojillos desiguales
alegría triste
en la boca.

La sombra del mármol
en su dureza de pómulos fríos,
muestra vulnerabilidad
de vidas transcurridas,
más no vacías.

Hay esperanza para la pluma.


Beatriz Osornio Morales.


Como comprenderán me ha estado inquietando el tema de los muros, publiqué un pequeño razonar en aquella ventanita que espera tu vista:Pongo el enlace a continuación pero si no funciona, en la barra lateral esta abierta esta misma ventana con el título PARA EMERGER UN DIA. Gracias.



https://osorniobeatriz.wordpress.com/2017/01/29/despues-de-tantos-muros/

14 comentarios:

Ester dijo...

Ya es dificil versar "sinecdoquemente" y tu lo mezclas con la metonimia, rizar el rizo. Hay esperanza para la pluma. Abrazos

jfbmurcia dijo...

La delicadeza de una pluma que puede cobrar la potencia de un misil balístico de largo alcance. Saludos.

Rendan Laveriz dijo...

Una pluma ablandando un mármol, bonita imagen. Un abrazo compañera.

AMBAR dijo...

Preciosos versos y que esa esperanza nunca se pierda.

Sigo ausente, pero los "raticos" que tengo aprovecho para visitaros.
Un abrazo.
Ambar

Jova dijo...

Siempre hay esperanza cuando se tiene una pluma. Saludos.

Buscador dijo...

Un muro no es un gesto de valentía. Muy a pesar de Trump, nosotros somos amigos que tenemos mas amigos y contra nuestro pensar, no puede nadie.

Un beso

Gizela dijo...

Siempre hay esperanza para la pluma
Bello!!!
Abrazote

Conchi dijo...

Para una pluma, la esperanza siempre estará presente Beatriz.

Abrazos.

Piedad dijo...

Hola, Beatriz.
Paso por casualidad por tu espacio y me he parado a disfrutar de tus bello poema.
¡Me encanta!

Te dejo un saludo con todo mi afecto.

taty dijo...

Nunca ha existido un muro capaz de acallar a una pluma.

Un beso.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Creo que mejor no pudiste ejemplificar estas dos figuras literarias de efecto y y seguimiento, A las rocas las deslavaza el viento y la lluvia, por qué una pluma frotando el mármol no le puede causar daño. Toda acción tiene su efecto sobre el objeto que se ejerce.Acaso no hay un efecto mariposa? Un abrazo. carlos

Piedad dijo...

Hola, Beatriz.
Pues sí, es verdad que no veo... Bueno, mis ojos son mis manos, mis oídos, el sabor... y la intuición, jejeje.
Navego con una adaptación al ordenador... es decir, con un lector de pantalla que lee lo que escribo aunque las imágenes y lo que haya a los laterales de la pantalla tampoco lo lee. Pero ya ves, tengo el blog en el que publico mis historias, cuentos y poesías.

Volveré por aquí. De momento te dejo mis saludos con gratitud.

José A. García dijo...

Las palabras siempre duran más que el mármol.

Suerte,

J.

Gizela dijo...

Feliz día de San Valentín !!!
Besossssssss

Entrada destacada

El Tiempo en un Instante

De entre las horas del dìa rescate un instante... pensar en ti. Abrì la ventana y saliò el sol, estaba tierno; un p...